Gasta Bromas y Riete, es por tu salud

Oct 06, 16 Gasta Bromas y Riete, es por tu salud

En tiempos de crisis e indignación se impone, más que nunca, la necesidad de risa. Reír para contrarrestar situaciones negativas, para liberar estrés y para generar una serie de beneficios físicos y psíquicos en el cuerpo. Como explica el psicólogo Antoni Adserà, “reír con asiduidad trae muchos beneficios, tanto físicos como psicológicos, y también favorece las relaciones interpersonales”. Últimamente han surgido muchos talleres e iniciativas que tienen el hecho de risa como base. Hay talleres de risoterapia para personas, para grupos y, incluso, para empresas. Cada vez somos más conscientes de que la risa es terapéutica y que favorece el bienestar integral de la persona. Pero, de hecho, hace miles de años que se estudian los efectos que produce risa, como demuestra la filosofía oriental china o el hecho de que en la India existan cientos de templos llamados “el cielo de la risa”. Así que si aún no sabes como hacer bromas por teléfono con aplicaciones Android, esta es la mejor excusa.

Las prisas, las tensiones, los problemas económicos y la incertidumbre del futuro hacen que muchas personas se sientan desbordadas y sufran desequilibrios físicos y emocionales. Muchas de estas situaciones llegan por la falta de estrategias para afrontarlas. En este sentido, algunos estudios demuestran que las estrategias que más nos ayudan a adaptarnos a las situaciones son la acción de risa y el sentido del humor, ya que aportan beneficios fisiológicos, psicológicos, emocionales y sociales. Antoni Adserà explica: “Con buen humor se piensa mejor, más positivamente y, en general, los buenos sentimientos amplían nuestro horizonte intelectual. Reír ayuda a resolver los problemas con mayor eficacia. Aporta vitalidad y energía. Es un estímulo eficaz contra el estrés, la depresión y la tristeza, y estimula los comportamientos positivos “.

aplicaciones para gastar bromas

Reír para vivir: la broma y la risa

Según el psiquiatra norteamericano William Fry, cinco minutos de risa equivalen a 45 minutos de ejercicio ligero. Así, queda claro que, sobre todo, es una excelente fuente de salud. Entre otros beneficios (que puede ver en detalle en este mismo reportaje), favorece la pérdida de calorías, facilita la digestión y aumenta el nivel de inmunoglobulinas y, por tanto, mejora el sistema de defensas contra las enfermedades. Anna Garrofé dirige Vamos Risa (www.som-riure.com), empresa que prepara dinámicas de la risa para grupos y empresas. Explica: “En nuestra sociedad, llena de tensiones y de problemas, abunda el exceso de mal humor. La gente se ríe poco y, cuando lo hace, casi siempre es una risa forzada. Risa se ha convertido en un concepto meramente social y mental, sinónimo de ironía, chistes o burla. Pero existe una risa muy diferente, que no tiene nada que ver con los de compromiso. Es una risa auténtico, espontáneo, que sale del corazón, y que se desencadena a partir de un movimiento físico. es la risa más parecido al de las criaturas. Surge sin motivos aparentes y es sanador en todos los niveles “.

Gracias al hecho de risa el organismo libera determinadas sustancias que son muy eficaces contra la depresión, la ansiedad y la tristeza. Por ejemplo, se libera adrenalina, que hace aumentar la creatividad, y endorfinas, que alivian el dolor. El psicólogo Antoni Adserà comenta: “Reír nos hace ser más optimistas. Cuando vienen las dificultades, las personas que tienen un carácter optimista ponen en marcha unas expectativas positivas que a la vez las empujan a esforzarse para superar estas dificultades y conseguir los objetivos propuestos. las personas pesimistas, al contrario, como que mantienen unas expectativas desfavorables, reducen el esfuerzo y no llegan a alcanzar los objetivos “.

Más efectos de la risa a nivel social

Aparte de los aspectos fisiológicos, el hecho de mantener un estado de ánimo positivo ante la vida tiene consecuencias a nivel psicológico y social. Anna Garrofé explica: “La risa es una característica inherente a nuestra condición de seres humanos. Sin embargo, la educación y la sociedad tienden a reprimir esta expresión de alegría. Los niños muestran una risa comunicativa, espontánea, alegre y divertida. La técnica de la dinámica de la risa invita a recuperar esta expresión más auténtica. A través de situaciones que nos sacan de la rutina habitual y de un ejercicio físico divertido vamos relajando la mente y rompemos esquemas rígidos”. Los problemas se afrontan de manera diferente desde la risa y cuando aprendemos a reírnos de nosotros mismos eliminamos bloqueos emocionales, físicos y mentales e iniciamos un proceso de crecimiento personal. A nivel social, reír refuerza los lazos entre grupos. Reír juntos implica complicidad y relaja las relaciones de autoridad. Antoni Adserà insiste en que para que esta risa sea beneficioso, “hay que reír con todo el cuerpo, no sólo mediante la cara”. Y añade: “Hay que reír desde el vientre, liberándonos de las inhibiciones. Conviene aprender a reír con asiduidad”.